Cómo cocinar un filete perfecto sin barbacoa

Estamos de acuerdo en que la barbacoa es el mejor método para cocinar la carne, no sólo por la temperatura que consigue alcanzar, sino también por el ahumado que impregna la carne, que la hace mucho más sabrosa y apetecible.

Pero no siempre podemos disponer de una barbacoa, y hay que conformarse con hacerlo a la sartén, un método clásico que consiste en dorar cada lado del filete, a altas temperaturas, durante aproximadamente 2 minutos.

Este método también funciona muy bien, pero cuando se tienen que cocinar los cortes más gruesos, hacerlo así tiende a cocinarse desigualmente; quedándose seco en los bordes externos y crudo en el centro.

Para evitar esto, hay que corregir algunos de los errores que cometemos al cocinarlo. Como información adicional, aquí va un vídeo con consejos del mismisimo Gordon Ramsay para hacer el filete:

El método para hacerlo bien, empieza en el horno y se termina en la sartén. En primer lugar, se asa lentamente para que el calor penetre uniformemente en la carne, empezando la cocción del interior sin cocinar de más el exterior.

¿Quieres más consejos? Aquí van los de Jamie Oliver:

Ingredientes

  • 2 filetes de 300-350 gr cada uno, de unos 6 cm de grosor
  • 2 cucharadas de aceite de oliva
  • 1/2 cucharadita de sal
  • pimienta negra, al gusto

Instrucciones para el filete perfecto

  1. Precalentar el horno a 120 ºC. Frotar cada filete con 1 cucharada de aceite y sazonarlos con sal y pimienta. Poner los filetes encima de una rejilla sobre una placa para horno y asarlos a esa temperatura durante unos 20 minutos.
  2. Sacarlos del horno y colocarlos en una sartén con un chorrito de aceite a fuego alto. Dejar que se doren hasta que estén de un color marrón y una textura crujiente, unos 3 minutos por cada lado.
  3. Sacar los filetes a un plato, y dejar que reposen durante 10 minutos antes de cortarlos y comerlos. El mejor acompañamiento para los filetes son unos pimientos asados o una ensalada verde.

El objetivo de dorar la carne es crear el sabor caramelizado que tanto gusta. Pero a la hora de hacerlo, hay que tener estos consejos presentes:

  • Precalentar la sartén para que alcance una temperatura alta: Al poner la carne encima de la sartén se tiene que oír un "tsssss", sino no está lo suficientemente caliente. Quita la carne si no está lo suficientemente caliente y espera unos minutos más.
  • Deja la carne a temperatura ambiente antes de cocinarla: Si la carne está demasiado fría, al contacto con la sartén caliente se encogerá. El centro de la carne estará fría, mientras que el borde ya está cocinado. Por eso hay que dejar la carne a temperatura ambiente unos 15 minutos antes de cocinarla.
  • Seca la carne antes de cocinarla: El agua y el aceite no se llevan bien, por eso, cuando una carne húmeda entra en contacto con el aceite caliente, se forma una película entre la sartén y la carne que evita que se dore. Por eso es recomendable secar lo máximo posible la carne.
  • Sazonar la carne: la sal cumple dos funciones a la hora de dorar la carne. En primer lugar, realza su sabor; y en segundo lugar, ayuda a caramelizar la carne, formando esa corteza crujiente que buscas. Frota con aceite la superficie y luego sazona bien la carne con sal y pimienta.
  • Cocina a altas temperaturas: Que las altas temperaturas no te intimiden, es necesario una sartén con aceite bien caliente para que se dore la carne. Si la sartén no está lo suficientemente caliente, le llevará demasiado tiempo crear una costra y empezar a cocinar la capa interna de la carne a una temperatura adecuada.