Cómo preparar cenas saludables

Quizás la cena resulte la comida más problemática del día, porque es cuando llegamos a casa cansados, y con hambre acumulada del resto del día. Esto hace que comamos más de lo necesario, y estas comidas, además, suelen no ser muy saludables.

Pero con preparación y planificación se pueden realizar cenas sanas, de una manera muy sencilla.

Es verdad que alguna noche podemos saltarnos esta alimentación y comer algo que de verdad nos gusta, pero el resto de cenas tienen que ser equilibradas y variadas.

Aquí podemos echar mano a los granos enteros, como la quinoa o el arroz integral. Lo mejor de ellos es su versatilidad, pueden usarse de múltiples maneras, se pueden comer como plato, en ensaladas o hecho hamburguesas vegetales.

De esta forma, no te aburrirás de comerlo a menudo, ya que estará presentado en formas diferentes, lo que te permite crear platos nuevos.

También es muy importante comprar productos frescos en el mercado. Así tendremos frutas y verduras frescas con las que trabajar complementando las comidas.

10 ingredientes básicos que tener a mano para hacer cenas saludables y fáciles:

  • Quinoa, arroz u otro grano entero
  • Legumbres orgánicas frescas o enlatadas, como garbanzos o frijoles
  • Salsa de tomate casero
  • Productos frescos: col, col China, espinacas, setas, cebollas,etc.
  • Batatas, boniatos o calabaza
  • Una gran variedad de frutos secos y semillas: almendras, semillas de calabaza y girasol, semillas de chía
  • Ensalada verde: lechuga romana, rúcula, lechuga de hoja de roble, etc.
  • Fideos de arroz
  • Germinados
  • Pan de grano entero o espelta

Consejos para la planificación de las cenas:

  • Hay que lavar muy bien los ingredientes antes de cocinarlos, puedes prepararlos a medio día o por la tarde para que luego no te de pereza hacerlo. Así sólo tendrás que cortarlos y listo.
  • Es muy importante tener bien organizada la nevera, sabiendo en que cajón está cada cosa. Así es más fácil encontrar lo que buscas y comprarlo de nuevo si se te acaba.
  • Los frijoles enlatados son muy fáciles de mezclar con ensaladas, en dips o con arroz integral.
  • Utilizar las sobras. Cuando tengas más tiempo, haz comida de más para comer o cenar al día siguiente, sobre todo si sabes que vas a estar ocupado. Así ya tendrás lista la cena y no recurrirás a precocinados.
  • Las sopas son perfectas para reutilizar los restos que hayan sobrado. Se puede congelar fácilmente y servirlo con una ensalada o verduras al vapor para tener una comida completa.

Hay recetas sanas que se pueden preparar en menos de 40 minutos. Guarda tus favoritas en una libreta en la cocina, de manera que siempre las tengas a mano. Con estos consejos podrás ahorrar mucho tiempo al preparar la cena, sobre todo si estás muy ocupado y llegas tarde del trabajo.

De esta forma, siempre tendrás ingredientes y platos saludables que cenar, y por lo tanto, no recurrirás a lo fácil, los precocinados.