4 maneras de preparar tu barbaoa para el verano

Acaba el invierno, esa época del año en la que tenemos que guardar nuestra barbacoa ya que no la vamos a utilizar muy a menudo, cuando las temperaturas bajan más de 20 grados y los cielos se cubren de nubes que amenazan tormenta.

Pero llega la primavera, y con ella, el aumento de temperatura y de horas de luz solar, tan importantes para hacer una barbacoa al aire libre en el jardín.

Pero de tanto tiempo sin usar, tenemos que poner a punto nuestra barbacoa y prepararla para los buenos tiempos.

Dónde comprar una barbacoa

A priori mi primera opción es una tienda especializada como http://www.barbacoasexpress.com/es/ o sino unas grandes superficies estilo LeroyMerlin donde de vez en cuando hay ofertas interesantes.

¿Recuerdas cuanto la utilizaste el verano pasado? Pues antes de empezar la temporada de barbacoas, es importante mimarla un poco y darle los cuidados necesarios para que pueda rendir igual de bien que el año pasado.

Estos consejos son rápidos, fáciles y baratos, pero pondrán en sintonía a tu parrilla.

Necesitarás:

  • Un cepillo de cerdas fuertes
  • Abundante agua y jabón suave
  • Una escobilla

Darle un buen fregado.

Todavía quedan restos del año pasado en la parrilla, por eso es el momento oportuno para limpiarla a fondo con un poco de agua tibia y un jabón suave. Si alguna parte de nuestra barbacoa está en mal estado y no lo has reemplazado todavía, considera la posibilidad de reemplazar la pieza o las piezas rotas.

Algunas piezas, como manguitos, tornillos, etc. son fáciles de encontrar en cualquier ferretería, llevando la pieza para reemplazarla por una exactamente igual. Si las rejillas son de hierro fundido, asegúrate de engrasarlas. El aceite ayuda a proteger el revestimiento de porcelana, disminuir la adherencia, y proteger las redes dañadas o desgastadas del óxido.

Mantenimiento de la barbacoa.

Desmonta todo lo que puedas de la barbacoa (sin tocar piezas principales o que contengan cables eléctricos) para poder acceder fácilmente a su limpieza. Dales un buen fregado con agua tibia y jabón neutro, prestando especial atención a aquellos lugares con una gran cantidad de grasa acumulada. Para las manchas muy difíciles, puedes utilizar un desengrasante fuerte.

Nota: Nunca uses limpiador de hornos en la barbacoa, ya que es corrosivo y puede causar daños graves.

Mira de cerca.

Observa cuidadosamente los quemadores para asegurarte de que no hay ningún agujero ni fuga. Si encuentras alguno, es el momento de reemplazarlo. Suele haber quemadores de recambio originales para la mayoría de los modelos más recientes, o quemadores universales en los modelos más antiguos.
Examina los tubos ya que a las araña les gusta anidar por ahí durante la temporada de descanso de la barbacoa.

Por último, pero no menos importante.

Haz una inspección general de tu barbacoa. Busca grietas o fugas en la manguera del gas, y ten en cuenta el estado de los botones de control, termómetros y los manguitos. Sustituye las piezas sueltas o rotas, para mantener la barbacoa en óptimas condiciones y reducir posibles fallos futuros.

Recuerda seguir estos consejos durante la época de primavera para asegurarte de que la barbacoa está en plena forma.